El mecanismo de erección en imágenes 2022

Publicado por Lidia Rosa en

El mecanismo de erección en imágenes

El mecanismo de erección en imágenes

Todo el mecanismo de la erección está hábilmente orquestado por el cerebro. Incluso en reposo, el estado del pene está bajo su control a través del sistema nervioso simpático. Las reacciones sexuales masculinas son, pues, el resultado directo de la interacción entre las señales de excitación (sistema parasimpático) y las señales de inhibición (sistema simpático).

Leer eretron aktiv como tomarlo

Si el órgano sexual masculino vacila a veces en sus movimientos, es porque está sometido a influencias contradictorias del cerebro. El Grupo Americano de Estudio de la Impotencia y el Dr. Irwin Goldstein no dudaron en analizar detalladamente estas interacciones. Gracias a la curiosidad de estos biólogos*, ahora sabemos un poco más sobre uno de los acontecimientos clave de la vida después de la pubertad. Una mirada a los mecanismos de la erección y todo lo que puede perturbarla.

La erección masculina en imágenes

Cuando se produce una excitación sexual, las señales de estimulación aparecen en el cerebro y viajan por la médula espinal hasta el pene a través de los nervios erectores (sistema parasimpático). Estos están directamente conectados con las arterias y los cuerpos cavernosos del pene.

El cuerpo del pene está formado por estructuras esponjosas capaces de “atiborrarse” de sangre. Los cuerpos cavernosos aseguran la rigidez de la erección. Son atravesadas por las arterias profundas del pene.

Saber mas sobre Infertilidad: ¿qué influencia tiene en la sexualidad?

En el pene, los nervios excitadores inducen un aumento de la concentración de GMPc (monofosfato de guanosina cíclico). Esto hace que los músculos lisos de los cuerpos cavernosos se relajen y la sangre fluya. El resultado es que su estructura esponjosa se llena y el pene aumenta de tamaño.

Para aumentar la presión, se reduce el retorno venoso comprimiendo las venas que drenan la sangre del pene.

Atrapados entre el tejido eréctil y la cubierta exterior, estos vasos ya no pueden cumplir su función y el pene, como una esponja, se llena de sangre. Este fenómeno de vasodilatación y compresión venosa mantiene el pene en erección.

El retorno venoso está teóricamente bloqueado hasta la eyaculación. En ese momento, el fenómeno se invierte: el GMPc, que está en el corazón de la erección, es degradado por una enzima: la PDE5 (fosfodiesterasa5), los músculos lisos se contraen de nuevo y el pene vuelve al estado flácido (blando). Dependiendo de la edad, una nueva erección puede producirse más o menos rápidamente.

En el caso de la disfunción eréctil, la medicación puede utilizarse a diferentes niveles: fármacos como el tadalafilo, el vardenafilo o el sildenafilo inhiben la PDE5 y mantienen un nivel elevado de GMPc.

Otros fármacos que imitan el neurotransmisor dopamina estimulan las zonas del cerebro responsables de la excitación y la erección. Este es el caso de la apomorfina (comercializada bajo los nombres de Ixense y Uprima).

Erección: ¡las mujeres también!

Por último, cabe señalar que las erecciones no son exclusivas de los hombres y que los circuitos neuronales implicados son más o menos los mismos para las mujeres. Equivalente en todos los aspectos al pene, aunque de diferente tamaño, el clítoris es, de hecho, también sensible a los efectos inhibidores generales del cerebro y a los que estimulan el amor (descubre más en nuestro artículo sobre la erección del clítoris).

El mecanismo de erección en imágenes

Señales a veces contradictorias

Frente a la estimulación, el falo se erige con mucho gusto bajo la influencia de los circuitos nerviosos excitadores. Pero no siempre es tan sencillo. Otras órdenes contradictorias, también procedentes de los llamados hemisferios superiores y transmitidas por la médula espinal y los nervios, tienden a oponerse a este fenómeno. Y el pene mantiene un perfil bajo.

Así, la tendencia general es hacia la inhibición.

Así, el hombre moderno probablemente tendría dificultades para imitar la sexualidad desenfrenada de los monos bonobos. La culpa la tiene un núcleo, conocido como núcleo paragigantocelular, situado en el interior de nuestra cabeza, cuyo trabajo es impedir las erecciones. No es de extrañar, pues, que el deseo sea a veces fugaz y que la sexualidad masculina sea a veces sensible al estrés y a la ansiedad…

Erecciones nocturnas y matutinas

Sin embargo, no hay nada como esto por la noche, ¡o al menos cuando se duerme! Es cierto que durante el sueño de ondas lentas se mantiene el control negativo del cerebro y el miembro masculino a su vez permanece… dormido.

En cambio, en cuanto aparece el sueño REM, durante el cual soñamos, la vigilancia de las áreas cerebrales se relaja y el pene vuelve a entrar en acción. Esto explica por qué todo varón normal, tanto si duerme solo como si no, tiene entre cuatro y cinco erecciones cada noche.

El mecanismo de erección en imágenes

Un método algo primitivo para explorar la impotencia, que sin embargo ha demostrado su eficacia, consiste en pegar un parche por la noche en el punto fatal. ¡Nada más tranquilizador si se ha caído al despertar!

Consultar a un sexólogo en línea
¿Necesita una opinión médica rápida? Simplemente pide una cita con un sexólogo

Erecciones condicionadas

También hay erecciones condicionadas. Tanto si se trata de una caricia como de una visión estimulante, el pene entra en acción sin informar al córtex. En este caso, el circuito nervioso implica a una pequeña región de la médula espinal, que transmite la orden de enderezarse al nervio eréctil, cuando se ha hecho apetecible por mensajes sensoriales agradables.

Leer mas sobre tratamientos existen para la disfunción eréctil

La ventaja de esta vía alternativa es que permite a los hombres tetrapléjicos tener una erección.

Esto es útil para experimentar las alegrías de la paternidad, pero no siempre es ideal para apreciar las alegrías de la sexualidad, ya que las sensaciones de estos hombres discapacitados son desgraciadamente muy aburridas.

Categorías: Disfunción eréctil

Lidia Rosa

Dietista-nutricionista colegiada desde 2010 y tras haber trabajado durante más de 10 años en investigación básica, Lidia Rosa, doctora en Ciencias Biológicas y Médicas, se dedica a la redacción de documentos científicos y médicos desde 2015. Sus áreas de especialización abarcan, entre otras, la oncología, la nutrición, la microbiología, las enfermedades cardiovasculares, eréctiles y respiratorias, la genética, la dermocosmética, etc. Aprovecho mis diversas experiencias profesionales para ofrecer mis servicios en el ámbito de la nutrición y la escritura culinaria.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + siete =